jueves, 20 de junio de 2013

SAUCONY Triumph 10


Con estas zapatillas corrí el MAPOMA 2013 en un tiempo de 3 horas y 24 min, algo fantástico para mí.
Como he mencionado alguna que otra vez, en mi proyecto de transición de zapatillas a unas que se adapten a una zancada más natural, las Triumph 10 fue una de las elegidas como paso intermedio. En concreto como segundo modelo después de las 1080v2 de new Balance. con estas Saucony hice todo el entrenamiento anterior a la Maratón de Madrid, y en vista de los magníficos resultados, ha terminado convirtiéndose en mi zapa por defecto (82 Kg, 178 cm. y pisada neutra), después de mi fracaso con las Nimbus 14.
La Triumph 10 es una de las zapatillas tope de gama de la marca con permiso de la Cortana, incorporando casi todas las tecnologías. Es una zapatilla de entreno para corredores neutros, de hasta 85-90 Kg. de peso, que le sacarán el mayor partido si entrenas larga distancia. la sensación de ajuste al pie es muy buena, se amolda bastante bien, y se pueden llevar sin calcetines de maravilla. Encaja bien en pies de arcos medios y hormas anchas. Quizá para mi pie siento que me convendría algo más de soporte del arco. Aun así su plantilla HRC cumple a la perfección. Me sale un peso de 340 gr. (talla 45,5), y un drop de 8,1mm.



Con respecto a la versión anterior, se le ha dado un aire más minimalista, siguiendo la línea de todas las zapas de Saucony de estos últimos tres años, y para mi gusto es una zapatilla muy bonita. Son pocos los cambios respecto a su predecesora, exceptuando el upper.

Cuando digo que le han mejorado el upper, me refiero a que lo han adelgazado bastante. Es uno de sus puntos fuertes. Mucho del peso que le han quitado viene de ahí creo. Es un upper de un minúsculo espesor, recubierto por encima de una maya algo más rígida para darle consistencia. El resultado es mejor que las otras Saucony que he tenido (la versión 8 de esta misma zapatilla y las Cortana), y de las que adolecían (se rompía con facilidad en el dedo gordo). Al tacto exterior parece algo rígida y aspera, pero por dentro es muy cómoda. Por ahora, y después de un entreno de maratón (no fue tan intenso como el año anterior, pero le habré hecho fácil unos 500 Km, y de la propia carrera, el upper ha aguantado bastante bien, y aun hoy es mi zapa de entreno por defecto.
Incluye en el lado interno de la zapa el Sauc-Fit, que ajusta la zapa al arco del pie. Como ya dije en el análisis de las Saucony Cortana, para mi pie no me acaba de convencer, ya que me acaba por montarme los ojales del lado interior (tengo arco medio alto y lazada a tal efecto). La lengüeta permanece inalterable después de un rodaje largo, algo que yo aprecio mucho, y los cordones  que vienen con ella dan perfectamente para atárselas, algo que últimamente parece ser extraordinario (si utilizas todos los ojales de la zapa se suelen quedar cortos).



En la suela nos encontramos el Powergrid, material que ya lleva algunas versiones usándose como amortiguación en la media suela. Es muy suave a la transición de la pisada y si aterrizas con el medio pie la respuesta es inmejorable. Incluye un pequeño soporte de control de pronación, que a mí me ha ido de maravilla en la maratón, cuando el pie ya está my castigado y tiende a pronar algo. Para aquellos de peso alto que se atrevan a transicionar su pisada y probar sensaciones nuevas, esta zapatilla ayudará muchísimo.



En la suela encontramos el XT900, material resistente a la abrasión de Saucony, que para mi gusto tiende a desgastarse más pronto que tarde, aunque por contra tenemos un agarre muy bueno en mojado.



En resumen, zapatilla tope de gama, de lineas minimalistas, y que no por ello echa de menos ninguna de las tecnologías de la marca, para corredores neutros, incluso de peso alto, que entrenen cualquier distancia y que le sacarán el mayor partido aquellos que aterricen con el medio pie, o quieran transicionar a una pisada más natural debido a su bajo drop (me gustaría dejar claro que en mi opinión, una pisada más natural no tiene porque ser apropiado para todo el mundo).
Se pueden encontrar en Wiggle (UK) por 131 € o en AMAZON (UK) por 93 libras

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Hola Juan Carlos,
      las razones fueron varias, pero todas comparativamente a las Nimbus 13, 12 y 11. Básicamente la resspuesta de la amortiguación, el cambio de drop, se me dormían los dedos, etc. Fue un cambio muy brusco para alguien que no está habituado a preocuparse por su pisada, y de repente debido al cambio de versión empezaron los problemas.

      aquí te dejo el post de la Nimbus 14 por si te interesa:

      http://lonelyrunning.blogspot.com.es/2013/04/asics-nimbus-14-la-ansiaba-bastante-por.html

      un saludo.

      Eliminar

Deja tu comentario o duda: